Lucho

Por tu piel si lucharía, y lucho.

Sobretodo por esas gotas de sudor que te recorren desde la frente hasta las sábanas revueltas cuando deshacemos nuestras vidas bailando al son de la locura que nos come por desearnos tanto.

Lucharía, y lucho, por pasar el invierno en tu pecho, y en primavera poder trepar por tu cuello hasta tus rizos. Y en ellos respirar profundamente el olor que trae el viento de libertad que envuelve tu cama.

Lucharía, y lucho, contra el fracaso que habita en las ruinas de mis sueños rotos, pues ahora sueño con un otoño en tu ombligo y un verano en tus caderas.

Lucharía, y lucho, por cambiar el fuego fatuo que emana de mis fantasmas por los candentes dedos de tus manos, al contacto con el fuego de mi cuerpo junto al tuyo.

Lucharía, y lucho, simplemente por ti y complejamente por nosotros.

cama-deshecha

Imagen extraída de https://navajadepapel.es/

Anuncios

La guerra de nuestros mundos

 

Siempre nos buscamos al caer todas las bases.

Siempre nos encontramos.

Y siempre nos besamos.

Nos abrazamos.

Y follamos.

Amamos.

Amén.

 

Y así cuidamos de nuestro mundo interior,

el de los dos.

Así desesperamos en nuestro mundo exterior,

tú en el tuyo y yo en el mío.

Así incendiamos las ganas y el valor,

tú el mío y yo el tuyo.

 

Y cuando las bases sean de nuevo sólidas,

ataré mis principios a tus finales.

El tiempo y el espacio serán banales.

Volverán a caer las bases.

Volveremos a buscarnos,

y volveremos a encontrarnos.

No dejaremos ni un segundo de besarnos,

y jamás encontraremos un motivo para dejar de abrazarnos.

Follaremos, amaremos…y amén.

 

love_in_war_by_makarov771-d6kei36

Nuestro camino

Nuestras manos unidas y nuestros ojos en la misma dirección, siempre hacia adelante…bueno, quizás alguna mirada se desvía hacia los ojos del otro, cómplice del juego picaresco por el que siempre nos movemos. Así sueño que caminamos, avanzando entre la locura y la agonía de un mundo que se va a la mierda, siempre hacia el horizonte de nuestra vida, juntos, sin llegar nunca.

Solo hay luz en nuestro sendero. A nuestro al rededor oscuridad y desaliento. Y reímos, reímos muy fuerte. Y seguimos caminando. Siempre embriagados por la pasión, abrazados por el calor del contacto. Eres la piel que visto, el hogar de mi intimidad. Soy el refugio de tus deseos, el baúl de tu felicidad. Susurramos si nos miramos, gritamos si los miramos, y seguimos caminando.

No hay altos en nuestro camino, no hay metas donde parar, pues nuestro objetivo es caminar. El camino se hace a nuestros pies. Ellos lo ven desde lejos, ignorantes, no pueden entenderlo. Ellos no ven lo que yo veo. Yo veo lo que tu ves. Y ambos vemos el horizonte, lanzándonos instantes y también eternidades, tiempo para querernos en este rincón de amantes. 

Quiero lo que tu amor me entregue de ti. Carne de tu carne y pasiones de los dos. Moldear nuevas vidas que siempre serán la nuestra, y perdurará mas allá de nosotros. Nuestro hogar es aquí, es ahora, y ¿mañana?…mañana también, porque nuestro camino empieza en nosotros y acaba en nosotros. Porque somos nuestro horizonte al que llegar, al que nunca llegaremos para nunca dejar de andar, juntos, de la mano, mirando en la misma dirección, siempre hacia delante…

Soy enfermero

enfermer-grande

 

“Son muchas las personas que van por ahí con una vida carente de sentido. Parece que están medio dormidos, aun cuando están ocupados haciendo cosas que les parecen importantes. Esto se debe a que persiguen cosas equivocadas. La manera en que puedes aportar un sentido a tu vida es dedicarte a amar a los demás, dedicarte a la comunidad que te rodea y dedicarte a crear algo que te proporcione un objetivo y un sentido”

Mitch Albom – “Martes con mi viejo profesor”

Pocos motivos mejores que el expresado por esta cita se me ocurren para ser lo que soy. Para ser lo que son muchas de las personas que en este país sacrifican más de lo que la mayoría saben, siempre en beneficio de todos y muchas veces en perjuicio de uno mismo. Mucho se ha hablado y se ha escrito sobre nuestra profesión en las últimas semanas, como si se descubriera a la humanidad nuestra existencia, por motivos equivocados y despropósitos de determinadas cabezas visibles. Mucho se ha hablado de nosotros y demasiado poco conoce la sociedad de nuestra labor, como se desprende de la opinión pública que tanto medio informativo ha ocupado.

Lejos de protocolos, burocracias y desinformación organizativa, la enfermería constituye un mundo aún más grande y desconocido para el gran público. Hay más de humanidad, vocación, educación y solidaridad que de lo que se desprende en la mayoría de los foros de debate que puedes encontrarte en cualquier lugar, a cualquier nivel o esfera social o política

No quiero hablar de salarios vergonzosos, de sobrecarga laboral por recortes de plantilla, de trastornos del sueño ni de deficiencias de gestión. Hay mucho publicado sobre todo esto por parte de sindicatos y que seguirá gritándose mientras seamos capaces de seguir moviendo mareas. Me gustaría intentar deciros alguna cosa que quizás no sepáis de la enfermería, que siempre ha sido así y siempre lo será, porque está dentro de nosotros, y porque sino no seríamos enfermeros.

La enfermería constituye una labor universal, con ramificaciones que nos permiten llegar una infinidad ámbitos sociales, y como tal, estamos preparados para responder ante situaciones de todo tipo en cuestión de educación para la salud, así como de los cuidados que precises tú, tu familia, tu comunidad, etc. 

Nuestra responsabilidad docente, va más allá de la función propia de una enfermera, es una necesidad. No dejamos de aprender, como no dejamos de enseñar. Nuestro compromiso en este aspecto es incuestionable hoy en día, aunque haya quien de un modo interesado quiera difamarnos.

Todo esto que cuento, todo lo que hacemos, está envuelto en una labor de investigación continua, que nos hace crecer aún más y a grandes pasos. Desde el enfermero que en horas libres se dedica a buscar revistas y artículos en bases de datos para mantenerse actualizado, a todas esas enfermeras que consiguen encontrar tiempo en su día a día laboral para registrar valores que mantengan vivo el estudio que les quita el sueño.

Durante cuatro años estudié una carrera que presentó muchos momentos difíciles, pero que gracias a mis compañeros logré superar, como todos,  y ahora no ha cambiado nada porque nuestro trabajo se fundamenta en mayor parte en el trabajo en equipo, algo que aprendimos bien en la facultad. 

Solo me queda decir que estoy orgulloso de mis compañeros. Lo estoy de aquellos que compartieron aula y prácticas conmigo, porque son grandes enfermeros, porque somos una generación como pocas tan preparada, porque somos hijos de la enfermería basada en la evidencia. Estoy orgulloso de ellos porque he sido testigo de su empeño, de sus sacrificios, pero sobretodo de su humanidad. También estoy orgulloso de esos nuevos compañeros con los que luchamos cada día, porque no hay dificultad que les impida seguir dando pasos hacia adelante. Porque sus éxitos los haces tuyos, y viceversa. 

Enfermeros, auxiliares, celadores, técnicos…seguiremos sin salir en la foto y seguiremos luchando por un reconocimiento que aún se nos escapa. Pero siempre podremos sonreír si al final de nuestro turno estamos seguros de haber encontrado un sentido a nuestra vida.

Finales tristes y comienzos de esperanza

Cuesta creer que este sea mi primer post de 2013, cuando es el último día del año. Todo un año sin escribir. Ni siquiera me atrevo a analizar que ha pasado. Hace un año escribí en este blog que uno de mis propósitos para el 2013 era sacar tiempo para escribir más de lo que había escrito en el 2012…y como todos los propósitos para el año nuevo, se perdió.

Mi balance de este último año quizás no es tan bueno como el anterior. Y no es que haya tenido un mal año en general, pero el final ha sido el peor posible, y quizás eso empañe los cristales del prisma con el que intento hacer mi valoración anual.

Como digo, en general y en lo personal no he tenido un año demasiado malo, con la que está cayendo todavía he tenido más suerte que otra gente. Puedo decir que he disfrutado mucho con las personas que de verdad me quieren y a las que amo con locura. Aunque también es cierto, y como suele pasar, he vivido algunas decepciones con otra gente que hasta este año consideraba de un modo especial, y han demostrado no merecerlo. He conocido gente nueva, con las que he compartido determinadas fases de este año, fases muy importantes, sobretodo para mi futuro, y desde luego, sin esas personas no habría sido igual, habría sido tan difícil…me ilusiona saber que el año que viene, si todo sale bien, en la etapa final de esta carrera que empezó hace casi 4 años, seguirán corriendo a mi lado.

He viajado. Posiblemente algo menos que los años anteriores, pero he vivido esos viajes con una intensidad enorme…y lo he disfrutado muchísimo. En este aspecto ha sido un año de reencontrarme con lugares que siempre me atraen, y a los que no dejaré de volver. Y que decir de mi tierra, esa “patria chica” que diría un gran paisano, es tanto lo que me ha dado y tan poco lo que le doy…como me gustaría volver más a menudo.

En lo económico, ha sido un año nefasto, pero lamentablemente eso es lo normal en estos tiempos. Por culpa de ello viví momentos de pánico, cuando en el mes de Mayo, ya casi terminando la penúltima etapa de la carrera me vi fuera de ella. Menos mal que cuento con gente a mi alrededor dispuesta a parar las balas que me vienen y pude terminar el curso…un curso que por cierto, en lo académico, ha sido inmejorable para mi. Me ha motivado mucho para afrontar este último año. 

En lo laboral, pues mal, por supuesto. Y aún así puedo dar gracias de mantener aún mi pequeña ocupación de verano, con la que no gano mucho pero algo es algo. El resto del año, no hay forma. Las vacas gordas han muerto por inanición.

Y en fin…no se que más puedo contar de este 2013. Un buen año, que iba a tener un gran final. Pero ya sabemos como es la vida, a veces se esfuerza por romperte los esquemas. Las personas que tengo más cerca saben que estas últimas semanas han sido muy duras. Pasarse las navidades en un hospital con una persona que al final nos ha dejado a las puertas del nuevo año,hace que veas todo de un modo diferente. Te das cuenta de que el amor esta en otras cosas más importantes. Quiero dar las gracias a la familia y amigos que han estado con nosotros viviendo estos momentos. En especial a mi pequeña, que no se ha movido de mi lado en estos días tan difíciles, sacrificando vacaciones y horas de estudio importantísimos para los exámenes que tenemos a la vuelta (en los que no quiero ni pensar). Muchas gracias de verdad, también para aquellas personas que no pudiendo estar cerca, nos han tenido presentes en sus corazones…también hemos sentido vuestro calor. 

Nada más quiero decir de este año. Solo le pido al 2014 que nos haga mejores. Que seamos más felices. Que nos permita terminar la carrera y a poder ser…encontrar algo (eso lo mismo ya es mucho pasarse). Poder seguir viajando, y os lo pueda seguir contando (próximo destino Sevilla, qué ganas tengo). Pero por encima de todo, lo que le pido a este nuevo año, es que empiece mejor de como lo hemos terminado, fuerza y ánimo para mi familia, que mi abuela sea feliz esté donde esté, muchísima suerte para mis amigos y que la gente a la que amo permanezca un año más a mi lado aguantándome. 

Mis mejores deseos para todos, feliz navidad y feliz año nuevo. Os quiero.

LOS DÍAS NO VIVIDOS (Balance del 2012)

Como  ya es tradición me siento delante del ordenador en la tarde del último día del año, antes de que todo se vuelva una locura que nos haga entrar en el nuevo año casi sin darnos cuenta.

Lo primero que destaco es que sólo he escrito 5 post desde hace justo un año, eso es lo primero que debo cambiar. A penas escribo y siento que a la larga me mata, porque es algo que siempre he necesitado, y no es que ya no tenga esa necesidad, sino que quizás ciertas prioridades han cambiado drásticamente. Aún así, deberé pelearme contra el tiempo y el mundo para volver a una de las cosas que mejor me han hecho sentir desde siempre.

Debo decir que en general, el balance es positivo. Y lo es gracias a ciertas personas que están a mi lado para que los malos momentos a penas cuenten. Hay otra gente, que como todos los años, se han perdido por el camino, aún así, siempre les tengo presentes, por todo lo que me han aportado en algún momento.

He sentido con mucho pesar el distanciamiento con algunas personas a las que quiero muchísimo, lo cual significa que ya tengo deberes para el 2013, acortar distancias para tenerlas de nuevo a mi lado, que tanta falta me hacen.

He pasado rachas malas, y otras peores este año, pero me quedo con una cosa muy simple, he salido de ellas. Ese es el espíritu con el que quiero afrontar el nuevo año. Falta trabajo, dinero y libertad, pero la lucha ha de seguir hasta el final.

Un año más he podido disfrutar de viajes, conciertos y momentos inolvidables, que al final, es lo que más cuenta de todo. Aún así, como siempre lamento los días no vividos. Muchas cosas que se me han quedado sin hacer por culpa de otras muchas cosas que no he querido pero he tenido que afrontar. Pero estoy seguro de que esos días acabaran por vivirse en este nuevo año que empieza.

Gracias, no me cansaré de agradecer a las personas que andan a mi lado sacarme una sonrisa tras otra cuando parece imposible. Gracias a las personas que no estando aquí, no han renunciado a mí e insisten en formar parte de mi vida. Y gracias a los que habéis aguantado tantas cosas de mí que no os habéis merecido, y por supuesto, los que llegados a este punto aún seguís leyendo esto.

Prometo superar los 5 post en el 2013, y de poner todo mi empeño en vivir los días no vividos

¡¡¡Feliz año nuevo a todos!!!

IMG_0135 IMG_0907

Caminos

¿Cuántas almas se han cruzado con la tuya y se han perdido por el camino? Nunca pensamos en este tipo de cosas, realmente porque es absurdo pero sobretodo porque no nos aporta nada, es innecesario. Sin embargo, cuando vuelves a tropiezas con una de esas almas y llega a ser importante en tu vida no puedes dejar de pensar en aquellos tiempos no vividos y como habrían sido.

El universo está lleno de caminos que se cruzan, tejiendo un destino siempre irónico que nos aguarda sorpresas continuamente. Es imposible no estar vinculados por alguna razón al resto del mundo. Lo único que hace falta es encontrar ese algo especial que te une a alguien más especial aún.

En los últimos años he podido encontrar personas con las que comparto diferentes motivaciones, sueños y…mi parte favorita…locuras. Son esas conexiones raras que no se ven a simple vista, de hecho la gente fuera de ese círculo mágico no entiende lo que hay en su interior, no ven esa relación, pero no hay nada más sólido.

Lo que quiero decir con todo esto, es que me encanta descubrir esas cosas que hacen especial la relación con esas personas con las que comparto mis días, porque son esos matices los que me mantienen vivo, de un modo más literal de lo que nadie se imagina. Estos son los caminos que me gusta andar. Gracias a los que se han cruzado en ellos, y sobre todo, a los que han decidido caminar a mi lado. Vuestra locura es mi ilusión, mis sueños el mundo que os ofrezco…caminemos otro rato.