Contigo o sin ti: un deseo de Navidad

Quiso vomitar todos sus miedos, pero su alma agarrotada por el frío de la soledad no se lo permitía. Su rostro era el reflejo apático de las luces que los coches proyectaban al cruzarse en su camino. En sus ojos destellaban los colores vivos de los escaparates navideños de la ciudad. Olor a castañas asadas acariciaba el aire urbano que en esas fechas se disfrazaba de abrazos familiares y sonrisas infantiles. La ilusión de las canciones que se escuchaban a través de cada ladrillo y adoquín le era ajena. Caminaba, o flotaba, o se difuminaba.

No sentía el calor que la gente compartía a su alrededor. A él no le engañaban, ni esa noche ni la anterior, ni probablemente las siguientes, serían menos frías que cualquiera de las otras que recordara haber vivido. Y no es que no le gustara la Navidad, es que solo tenía sentido si podía vivirla contigo. Puede que no quisiera recordar más allá de las sábanas frías. Puede que aquellos recuerdos solo evocaran el fantasma en el que te has convertido. O tal vez es que ahora se siente más cómodo entre sus paredes grises y sus libros polvorientos.

Era Navidad, y él la encerraba dentro de una bola de cristal con nieve, como un souvenir más de los días que negaría haber vivido. Mientras, seguía caminando aquella noche, sin un rumbo fijado, perdiendo a cada paso otro lunar de tu cuerpo, sin saber hasta donde le llevaría el olvido. Así me lo encontré, así se lo leí en su mirada, y así te lo escribo hoy.

Ahora ya sabes lo que yo sé y lo que él no quiere saber. Por eso te pido que vuelvas a arroparlo, que la esperanza no sea otro sueño vacío. Que tu fantasma se materialice de nuevo en su carne y tu cabello vuelva a enredarse entre sus días. Porque su vida puede ser contigo o sin ti, pero sin ti no hay Navidad, porque Navidad eres tú.

 

41273-788-532

Anuncios

Lucho

Por tu piel si lucharía, y lucho.

Sobretodo por esas gotas de sudor que te recorren desde la frente hasta las sábanas revueltas cuando deshacemos nuestras vidas bailando al son de la locura que nos come por desearnos tanto.

Lucharía, y lucho, por pasar el invierno en tu pecho, y en primavera poder trepar por tu cuello hasta tus rizos. Y en ellos respirar profundamente el olor que trae el viento de libertad que envuelve tu cama.

Lucharía, y lucho, contra el fracaso que habita en las ruinas de mis sueños rotos, pues ahora sueño con un otoño en tu ombligo y un verano en tus caderas.

Lucharía, y lucho, por cambiar el fuego fatuo que emana de mis fantasmas por los candentes dedos de tus manos, al contacto con el fuego de mi cuerpo junto al tuyo.

Lucharía, y lucho, simplemente por ti y complejamente por nosotros.

cama-deshecha

Imagen extraída de https://navajadepapel.es/

La guerra de nuestros mundos

 

Siempre nos buscamos al caer todas las bases.

Siempre nos encontramos.

Y siempre nos besamos.

Nos abrazamos.

Y follamos.

Amamos.

Amén.

 

Y así cuidamos de nuestro mundo interior,

el de los dos.

Así desesperamos en nuestro mundo exterior,

tú en el tuyo y yo en el mío.

Así incendiamos las ganas y el valor,

tú el mío y yo el tuyo.

 

Y cuando las bases sean de nuevo sólidas,

ataré mis principios a tus finales.

El tiempo y el espacio serán banales.

Volverán a caer las bases.

Volveremos a buscarnos,

y volveremos a encontrarnos.

No dejaremos ni un segundo de besarnos,

y jamás encontraremos un motivo para dejar de abrazarnos.

Follaremos, amaremos…y amén.

 

love_in_war_by_makarov771-d6kei36

Nuestro camino

Nuestras manos unidas y nuestros ojos en la misma dirección, siempre hacia adelante…bueno, quizás alguna mirada se desvía hacia los ojos del otro, cómplice del juego picaresco por el que siempre nos movemos. Así sueño que caminamos, avanzando entre la locura y la agonía de un mundo que se va a la mierda, siempre hacia el horizonte de nuestra vida, juntos, sin llegar nunca.

Solo hay luz en nuestro sendero. A nuestro al rededor oscuridad y desaliento. Y reímos, reímos muy fuerte. Y seguimos caminando. Siempre embriagados por la pasión, abrazados por el calor del contacto. Eres la piel que visto, el hogar de mi intimidad. Soy el refugio de tus deseos, el baúl de tu felicidad. Susurramos si nos miramos, gritamos si los miramos, y seguimos caminando.

No hay altos en nuestro camino, no hay metas donde parar, pues nuestro objetivo es caminar. El camino se hace a nuestros pies. Ellos lo ven desde lejos, ignorantes, no pueden entenderlo. Ellos no ven lo que yo veo. Yo veo lo que tu ves. Y ambos vemos el horizonte, lanzándonos instantes y también eternidades, tiempo para querernos en este rincón de amantes. 

Quiero lo que tu amor me entregue de ti. Carne de tu carne y pasiones de los dos. Moldear nuevas vidas que siempre serán la nuestra, y perdurará mas allá de nosotros. Nuestro hogar es aquí, es ahora, y ¿mañana?…mañana también, porque nuestro camino empieza en nosotros y acaba en nosotros. Porque somos nuestro horizonte al que llegar, al que nunca llegaremos para nunca dejar de andar, juntos, de la mano, mirando en la misma dirección, siempre hacia delante…

Finales tristes y comienzos de esperanza

Cuesta creer que este sea mi primer post de 2013, cuando es el último día del año. Todo un año sin escribir. Ni siquiera me atrevo a analizar que ha pasado. Hace un año escribí en este blog que uno de mis propósitos para el 2013 era sacar tiempo para escribir más de lo que había escrito en el 2012…y como todos los propósitos para el año nuevo, se perdió.

Mi balance de este último año quizás no es tan bueno como el anterior. Y no es que haya tenido un mal año en general, pero el final ha sido el peor posible, y quizás eso empañe los cristales del prisma con el que intento hacer mi valoración anual.

Como digo, en general y en lo personal no he tenido un año demasiado malo, con la que está cayendo todavía he tenido más suerte que otra gente. Puedo decir que he disfrutado mucho con las personas que de verdad me quieren y a las que amo con locura. Aunque también es cierto, y como suele pasar, he vivido algunas decepciones con otra gente que hasta este año consideraba de un modo especial, y han demostrado no merecerlo. He conocido gente nueva, con las que he compartido determinadas fases de este año, fases muy importantes, sobretodo para mi futuro, y desde luego, sin esas personas no habría sido igual, habría sido tan difícil…me ilusiona saber que el año que viene, si todo sale bien, en la etapa final de esta carrera que empezó hace casi 4 años, seguirán corriendo a mi lado.

He viajado. Posiblemente algo menos que los años anteriores, pero he vivido esos viajes con una intensidad enorme…y lo he disfrutado muchísimo. En este aspecto ha sido un año de reencontrarme con lugares que siempre me atraen, y a los que no dejaré de volver. Y que decir de mi tierra, esa “patria chica” que diría un gran paisano, es tanto lo que me ha dado y tan poco lo que le doy…como me gustaría volver más a menudo.

En lo económico, ha sido un año nefasto, pero lamentablemente eso es lo normal en estos tiempos. Por culpa de ello viví momentos de pánico, cuando en el mes de Mayo, ya casi terminando la penúltima etapa de la carrera me vi fuera de ella. Menos mal que cuento con gente a mi alrededor dispuesta a parar las balas que me vienen y pude terminar el curso…un curso que por cierto, en lo académico, ha sido inmejorable para mi. Me ha motivado mucho para afrontar este último año. 

En lo laboral, pues mal, por supuesto. Y aún así puedo dar gracias de mantener aún mi pequeña ocupación de verano, con la que no gano mucho pero algo es algo. El resto del año, no hay forma. Las vacas gordas han muerto por inanición.

Y en fin…no se que más puedo contar de este 2013. Un buen año, que iba a tener un gran final. Pero ya sabemos como es la vida, a veces se esfuerza por romperte los esquemas. Las personas que tengo más cerca saben que estas últimas semanas han sido muy duras. Pasarse las navidades en un hospital con una persona que al final nos ha dejado a las puertas del nuevo año,hace que veas todo de un modo diferente. Te das cuenta de que el amor esta en otras cosas más importantes. Quiero dar las gracias a la familia y amigos que han estado con nosotros viviendo estos momentos. En especial a mi pequeña, que no se ha movido de mi lado en estos días tan difíciles, sacrificando vacaciones y horas de estudio importantísimos para los exámenes que tenemos a la vuelta (en los que no quiero ni pensar). Muchas gracias de verdad, también para aquellas personas que no pudiendo estar cerca, nos han tenido presentes en sus corazones…también hemos sentido vuestro calor. 

Nada más quiero decir de este año. Solo le pido al 2014 que nos haga mejores. Que seamos más felices. Que nos permita terminar la carrera y a poder ser…encontrar algo (eso lo mismo ya es mucho pasarse). Poder seguir viajando, y os lo pueda seguir contando (próximo destino Sevilla, qué ganas tengo). Pero por encima de todo, lo que le pido a este nuevo año, es que empiece mejor de como lo hemos terminado, fuerza y ánimo para mi familia, que mi abuela sea feliz esté donde esté, muchísima suerte para mis amigos y que la gente a la que amo permanezca un año más a mi lado aguantándome. 

Mis mejores deseos para todos, feliz navidad y feliz año nuevo. Os quiero.

Noche de Póker

Esta noche tampoco dormiré. Una vez más se han repartido las cartas, una vez mas estoy frente los fantasmas de siempre para jugar otra partida de poker. En esta partida no hay nada que ganar…solo se puede perder. No puedo evitar estar sentado aquí una vez más…me atrae demasiado el reto de lograr llenar ese vacio en mi alma destapando a estas sombras ingratas que no cesan de importunarme. Pero se que no puedo ganar, ni si qiera les veo las caras…no soy capaz de pillar sus faroles…quizás porque hasta hoy jamás me han mentido. Miro las cartas que me han tocado…y una vez más los corazones escapan de mi mano….los anhelo tanto…solo el frio diamante y unos tréboles que intuyo no me darán demasiada suerte esta noche.

Sangro entre los dedos…porque las cartas que me dan son siempre demasiado afiladas para mi. Los fantasmas con los que juego siempre suben la apuesta pues saben que sólo yo pago…ellos ponen las fichas y yo mi esperanza de libertad junto a los poco sueños que me quedan o que me dejaste la ultima vez que jugaste conmigo. No puedo pasar…pero tampoco retirarme…sólo confiar en que las siguientes cartas serán mejores aunque sospecho que el croupier de esta noche reparte cartas marcadas…no me fio de él pues dicen que es frio como el metal y todo un villano tramposo que se alía con la oscuridad…soledad se llama y esta noche viste elegantemente con un disfraz de  cálida virtuosidad.

Cada carta que se levanta sobre el tapete muerde un cacho más de mi maltrecho corazón. No veo el rostro de mis acompañantes pero se que se rien los muy cabrones. No puedo engañarles porque ellos salen de mi interior…saben lo que pienso, y lo que hacerme pensar para hundirme. Yo sólo intento luchar con ellos recordando esos ojos tuyos…los mismos que me llenaron de luz, que me hicieron recuperar la esperanza en el amor…intento besar esos labios que hoy no estan y que se perdían por mi cuello. Quiero ponerles tu cara a esos malditos fantasmas para sentirme mejor, tranquilo…pero no puedo…ellos me hacen daño y se que tú sólo puedes hacerme bien…sólo puede matarme tu ausencia, por eso quiero ganar y no volver a ver estas sombras que me comen desde dentro como siempre han hecho…pero vuelvo a perder y una noche más se que debo entregarme a ellos y ser un alma errante en un mundo de sueños rotos. Pero no me importa, porque sé que después de la noche vuelve el día y confío en que entonces sí estarás…que volverás a regalarme tu sonrisa, a hacerme sentir ese amor que hace tanto se ancló muy dentro de mi.

Te quiero tanto que por cuantos más años pasen se que en el fondo seré un ganador mientras te tenga cerca.Te quiero tanto que la próxima noche estoy dispuesto a volver a jugar al póker con esos fantasmas susurrantes…y a volver a perder…¿qué coño importa?…Se que luego tú con sólo mirarme recuperarás lo mejor de mi…por eso te amo y quiero seguir a tu lado hasta morirme…no quiero volver a sentir que te pierdo…jamás…por favor.

By Oskitar

Año inolvidable

Hace justo un año auguré que el 2011 sería un gran año para mi…no me equivocaba. Haciendo repaso de lo que ha sido mi vida este último año…vaya…me emociono sólo de pensarlo. Creo que este ha sido el mejor año de lo que llevo de existencia. Intentar encarar el año con pensamiento positivo ha funcionado, incluso empiezo a creer en eso de que la suerte hay que buscarla, no llega sola.

Resumir todo un año en un blog rápido a una hora de empezar la cena de noche vieja es complicado, ni si quiera sé por dónde empezar.

Supongo que lo que más valoro de este año que termina es haberme reencontrado. El año pasado lo acabé perdido aunque son signos positivos, este año he confirmado la recuperación. Sí, vuelvo a ser yo, y eso sólo es posible gracias la gente que me ha apoyado, que cada día me ha demostrado su aprecio y me han guiado hacia esta resurrección, pero sobre todo se lo debo a una persona que me ha reconciliado con mi destino, a alguien que cada minuto lo dedica hacerme feliz y no puedo más que amarla.

Febrero marcó un antes y un después, como muchas otras veces me ha ocurrido en ese mes…creo que tiene algo místico para mí. El inolvidable viaje a Mallorca me deparó muchos momentazos con esa gentucilla de la facultad a la que tanto adoro, pero además allí encontré a la persona que hoy por hoy hace que sea feliz, la amo por si no lo había dicho. Ese viaje fue el comienzo de otra serie de viajes que vendrían después, todos ellos inolvidables. Alicante en Abril, de nuevo con la gente de la facultad, y otra vez Alicante este verano con mi Elena, mi hermano y su novia. No puedo describir cuanto he disfrutado de esos viajes. También Barcelona en verano con mi peque, esa ciudad que tanto me encanta y a la que nunca me canso de regresar. Ese viaje a Barcelona también será inolvidable por muchos motivos, pero sobre todo me deja una tarde de reencuentro con una amiga a la que quiero mucho, Meri.Entre viaje y viaje muchas escapadas que me han reportado cosas que hoy me hacen sentirme tan bien… No me puedo quejar respecto a este apartado desde luego.

Otra de las cosas que han marcado este 2011 en mi vida ha sido la música, como siempre. He cumplido muchos de mis sueños musicales. He disfrutado de los Foo Fighters y de los Red Hot Chili Peppers en Madrid. He admirado a Bon Jovi en todo su esplendor en Barcelona. He disfrutado del festival En Vivo de Getafe, con The Offspring como plato fuerte. Cada momento que recuerdo de esos conciertos no dejan de emocionarme. Espero seguir reviviéndolos durante mucho tiempo, y que el año que viene me traiga más conciertos tan brutales.

Por lo demás, decir que la carrera sigue su curso, inmerso en unas prácticas hospitalarias que me están aportando muchísimo, no sólo a nivel educativo o profesional, también a nivel humano. Decir que hay mucha gente a la que sigo echando muchísimo de menos, pero la ley de vida es implacable.

Sin más, sólo me queda agradecer a toda la gente que ha colaborado para que este año sea inolvidable y asegurar que sigo contando con ellas para que el 2012 sea aún mejor. Tengo muchas expectativas, muchos planes y muchos objetivos que deseo cumplir este nuevo año. Espero que vosotros también podáis cumplir todos vuestros sueños en este año que llega en unashoras. Un abrazo y muchos besazos a tod@s…y ¡¡¡FELIZ AÑO!!!