Mis errores

 

Puede que sea un loco, que la razón no me asista. Pero tras una reflexion sosegada llego al convencimiento total. Si tuviera la oportunidad de esquivar los errores del pasado, no lo haría. Cometería cada equivocación de nuevo, especialmente los más gordos. Bueno, no quiero ser hipócrita, aquella que me causó una gastroentiritis sí intentaría no repetirla. Pero me refiero a los errores vitales, los que de verdad han marcado mi camino, los que me han llevado hasta donde estoy.

Y es que creo que nuestras vidas toman las direcciones señaladas por nuestros aciertos, pero sobretodo por nuestras malas decisiones. Aquellas que nos cerraron puertas, pero abrieron otras. Quizás con el tiempo y echando la vista atrás te das cuenta de que las puertas buenas nunca fueron las que se cerraron. Las oportunidades mas importantes con frecuencia aparecen en la adversidad, eso me ha enseñado la experiencia. Fallé muchas veces, me equivoqué con mucha gente y tropecé con innumerables situaciones que me hicieron caer. Pero aprendí de mis fallos, me ví arropado por personas a las que amo y me levanté para descubrir que no pasa nada por besar el suelo de vez en cuando.

Si mis errores son el precio que he tenido que pagar para hacer lo que hago, estar donde estoy y rodearme de la gente que me soporta (e incluso me quiere) hasta hoy…no lo dudo, volveré a pagar cuanto haga falta, seguiré arriesgándome a equivorcarme. Porque desde la seguridad sabes cual será tu meta, pero corres el riego de no perderte, y al final, perderse es vivir.

 

AW2DIE

Anuncios

Renacer

https://matey4u.files.wordpress.com/2011/07/dsc_0146.jpg?w=300

 

 

Es raro, difícil de creer. Tengo la sensación de que una persona puede morir y renacer varias veces a lo largo de su vida…continuamente. Quizás es así como se mueve todo, gracias a finales y comienzos. Nada es eterno dicen, todo termina o cambia. El concepto de morir me resulta una idea demasiado amplia como para entenderla completamente, sin embargo estoy seguro de haber muerto ya varias veces, y por supuesto, de haber renacido después. De hecho estoy en un puro renacimiento ahora mismo.

Todo comienzo y todo final va acompañado de gente que te rodea, que al final son las personas que te llevan a todo ese tipo de situaciones por las que uno decide el camino a seguir y como andarlo, incluso a veces con quien. Casi siempre perder a ese tipo de personas o conocer otras nuevas son las que marcan el principio y el fin. Se puede morir con la pérdida de alguien y renacer con nuevas incorporaciones en tu vida…pero también al revés, renacer con la salida de tu vida de alguien en concreto, por ejemplo. Extraños casos en los que ambas posibilidades se dan, son los que pueden crear una explosión en los cimientos donde se encuentra edificada tu vida. Quizás ese sea mi caso.

Tirarlo todo abajo y volver a empezar. A veces se necesita valentía para llevarlo a cabo. Otras veces no queda más remedio o ya no tienes nada que perder. Pero lo que es seguro es que para que salga bien se requiere de la suerte de encontrar alguien que te coja de la mano y te muestre el camino bueno, que te guíe en la huída de la ruina y te ayude a cruzar las adversidades sin caer el en intento, y en el peor de los casos, si caes, cargar contigo hasta que seas capaz de levantarte. No sé si fue cuestión de valentía, pero sí la certeza de no tener nada que perder lo que me llevó a dejar atrás el embarrado estanque en el que me hundía…a morir para dejar esa vida. Y desde luego soy consciente de la suerte que he tenido de conocer a gente que de verdad me ha ayudado a renacer, a ser quien soy nuevamente, una persona por la que yo mismo estoy dispuesto a luchar. Pero sobretodo me siento dichoso de poder contar con alguien que me ayuda a levantarme y que a veces es capaz de cargar conmigo cuando no soy capaz de caminar, una persona a la que amo.

Este es mi renacimiento, con lo que soy, con lo que me acompaña y con lo que me sucede. Se puede morir muchas veces pero lo importante es renacer.