Lucho

Por tu piel si lucharía, y lucho.

Sobretodo por esas gotas de sudor que te recorren desde la frente hasta las sábanas revueltas cuando deshacemos nuestras vidas bailando al son de la locura que nos come por desearnos tanto.

Lucharía, y lucho, por pasar el invierno en tu pecho, y en primavera poder trepar por tu cuello hasta tus rizos. Y en ellos respirar profundamente el olor que trae el viento de libertad que envuelve tu cama.

Lucharía, y lucho, contra el fracaso que habita en las ruinas de mis sueños rotos, pues ahora sueño con un otoño en tu ombligo y un verano en tus caderas.

Lucharía, y lucho, por cambiar el fuego fatuo que emana de mis fantasmas por los candentes dedos de tus manos, al contacto con el fuego de mi cuerpo junto al tuyo.

Lucharía, y lucho, simplemente por ti y complejamente por nosotros.

cama-deshecha

Imagen extraída de https://navajadepapel.es/

Anuncios

Noche y día

https://i2.wp.com/www.mujereschilenasde30.cl/wp-content/uploads/2010/08/pasion.jpg

Hoy he despertado en el dulce enredo de tus sábanas. Echaba de menos el desconcierto de amanecer en un lugar desconocido bajo el calor y el aliento de alguien como tú. Estás dormida a mi lado, con esa cara angelical que no deja intuir el fuego que hace unas horas desprendías de tu interior. Anoche podía verme rabiosamente en tus ojos, esos ojos que me convierten en ese lunático que a ti tanto te encanta. Unos ojos que tras esa tierna claridad se oculta una violenta lucha de sentimientos entre la pasión de tus deseos y la desesperación por amar a alguien de verdad. Yo soy tu objetivo, y una mañana más me encuentro petrificado mirándote mientras sueñas con qué se yo… Me tienta acariciarte, besarte sin que te des cuenta y robarte unos minutos de esos momentos que sólo guardas para ti. Me inquieta esa percepción de sentirte tan lejos cuando aún me hallo inmerso en el calor que desprende tu cuerpo desnudo a mi lado. Recorro tu espalda con mi dedo mientras admiro el espectáculo en el que tu piel se eriza de tal modo que no puedo más que temblar.

Me muero por volver a explorar tus calles contigo de la mano. Por sentirte de nuevo mezclándote conmigo y erosionar tus deseos más indecentes. Vuelvo a resguardarme bajo tus brazos, te beso en el la boca, concretamente en el labio superior…y me quedo ahí, inhalando el aire que expulsas al respirar, como si de ese modo pudiera conseguir guardar un pedazo de ti dentro de mi. Sólo quiero que este momento, toda la noche que hemos vivido, todo ese día quede grabado en nuestra cabeza y en nuestro corazón por siempre, porque voy a levantarme y desconozco si volveremos a esta situación, si algún día podré volver a mirarte y desearte mientras duermes tras una noche frenética entre un torbellino de emociones casi indescriptibles.

Porque amarte una noche ya no me resulta suficiente, quiero tenerte todas las noches…y si no es posible, no quiero volver a jugar a un juego que me atrapará para dejarme después al margen de ti, de todo lo que quiero…